GPD Win (aquí está nuestro análisis)  ya no será la única consola portátil con Windows 10, al menos así se desprende tras el éxito de la campaña de Kickstarter de PGS. A lo largo de esta campaña PGS ha conseguido recaudar más de 260.000 dólares, muy por encima del mínimo requerido de 100.000 dólares, algo espectacular dado que la campaña se ha iniciado el pasado 1 de Julio, demostrando el enorme interés existente por consolas portátiles con Windows 10.

La campaña de Kickstarter aún está abierta y durará todavía 25 días más hasta su cierre. Por ello si queremos todavía podemos conseguir una PGS Lite a partir de 230 dólares, mientras que si queremos una PGS Hardcore en su lugar nos costará 260 dólares. Apenas quedan unidades a estos precios, así que si os interesa, tendréis que daros prisa, y con el cambio de euro a dólar todavía se vuelven más asequibles.

A pesar de todo, hasta que no veamos un prototipo de esta consola funcionando todavía nos cuesta creer que puedan conseguir fabricarla tan barata con un hardware tan superior a GPD Win a primera vista, pero si no os importa arriesgaros éste es el momento para haceros con una antes de que finalice el Kickstarter, y según la información que facilitan, deberíamos recibirla a partir de Marzo de 2017.

Si no obstante preferír ir sobre seguro, GPD Win sigue siendo la mejor opción al venir de una compañía como GPD que ya ha lanzado otras consolas como GPD XD y que ha mostrado prototipos de GPD Win funcionales en su campaña de Indiegogo.

Si queréis saber más en detalle sobre la consola PGS no os olvidéis de echar un vistazo a las noticias anteriores disponibles en este mismo artículo.

 

PGS, una consola portátil con Windows 10 para plantar cara a GPD Win (30/05/2016)

Hace ya unos meses que os hablamos de GPD Win, una consola portátil con Windows 10 que aspira a traer todo lo bueno de los juegos de PC a nuestros bolsillos, y es que la perspectiva es tentadora: hay miles de juegos en Steam que de pronto podríamos jugar en cualquier parte, y emuladores de consolas como Wii, PSP, PS2 o Dreamcast que podrían ser por fin jugables lejos de nuestros ordenadores con este tipo de consolas.

Por esta razón nació GPD Win, la primera consola portátil con Windows 10 que pretende hacer este sueño realidad, y su campaña de Indiegogo no pudo tener mayor éxito: a día de hoy lleva recaudado casi 600.000 dólares, un 538% más de lo requerido inicialmente.

El público ha demostrado que quiere este tipo de aparatos, y como no podía ser de otra manera, acabamos de saber de un nuevo contendiente en la lucha por las consolas portatiles de Windows 10 llamado PGS, siglas que significan Portable Gaming System, y dos modelos PGS Hardcore y PGS Lite.

consola-pgs-portable-gaming-system-3

De inicio no parece haber nada concreto en este proyecto, renders del aparato, ningún prototipo a la vista y muchas promesas, pero qué promesas:

– PGS Hardcore incluye un procesador X7 Z8750 a 2,4 ghz, mejor que el Z8500 de GPD Win.
– Resolución de 2560×1440 en PGS Hardcore en su modelo de alta gama o 720p para PGS Lite.
– GPU Intel® HD Graphics a 600 MHz de 16 núcleos
– 8gb de RAM LPDDR3 en PGS Hardcore, 4gb para la versión Lite.
– SSD de 128gb en PGS Hardcore, 64gb en PGS Lite
– Batería de 6120mAh en PGS Hardcore, 4080mAh en PGS Lite
– Puerto USB 3.0 Host, HDMI 2.0 Host, altavoces 5.0 en PGS Hardcore o 2.0 en PGS Lite
– Tamaño: 164.1 x 84 x 1.8 mm en PGS Hardcore, 160.0 x 81 x 1.4 mm para PGS Lite.
– Peso: 320 gr. en PGS Hardcore, 245 g. de PGS Lite.

consola-pgs-portable-gaming-system-2

PGS además lleva un módulo LTE, así que podría tener también funcionalidad de smartphone si así lo deseamos. La consola tiene un sistema de refrigeración pasivo que evitará el temido throttling y que la carcasa se ponga a temperaturas incómodas para su uso. Además llega doble sistema operativo dado que también incluye Android, por lo que podría hacer las veces de GPD XD además de ser consola portátil de Windows 10.

Más allá del hardware, la gran diferencia frente a GPD Win es que en vez de teclado trae una pantalla extra en un diseño deslizable que recuerda en parte Nintendo DS y 3DS y que podremos usar para todo tipo de funciones, entre ellas un teclado táctil. El teclado ha sido uno de las aspectos que más a separado a los compradores de GPD Win, con argumentos a favor y en contra. Habrá que ver si este diseño satisface en mayor modo a todos aquellos que no estaban muy contentos con el diseño original de GPD Win.

consola-pgs-portable-gaming-system-4

Además viene con todos los botones que cabe esperar en este tipo de aparatos como dos sticks laterales, cruceta, botones frontales y gatillos. Quizás aquí es donde vemos el mayor defecto de esta máquina: los dos sticks están en una posición espantosa para su uso en FPS y otros juegos, y comprometen mucho su ergonomía. Todavía recordamos lo incómodo que era el stick inferior de la PSP, el cual se encontraba en un lugar parecido. A falta de probar la PGS de primera mano, nos da la sensación de que van a dar un rendimiento poco aceptable.

consola-pgs-portable-gaming-system-1

En el lado positivo, sorprende el precio de PGS, dado que estaría en torno a los 250 dólares para PGS Hardcore y 210 para PGS Lite, un precio muy asequible sobre todo en comparación con los 300 dólares que cuesta actualmente GPD Win, más aún teniendo en cuenta que el hardware de PGS es muy superior al de GPD Win, y sólo la falta de teclado podría justificar el menor precio. Sin embargo aún no se puede ni siquiera reservar, y en su página web sólo hay un cartel de “proximamente”.

En resumen, PGS promete aumentar la competencia de las consolas portátiles con Windows 10 frente al solitario reinado actual de GPD Win. A falta de que PGS tome forma como producto real, lo cual está por ver, sin duda promete tanto a nivel de hardware como en su particular diseño y precio. En cuanto sepamos algo más actualizaremos la noticia desde Gamermovil.

Dejar una respuesta


8 + 1 =